ansiedad

​​7 consejos para tratar la ansiedad por comer

enterapia - marzo 28, 2022

ansiedad por comer
Empecemos hablando sobre el hambre, pues esta surge cuando hay una deficiencia nutricional, lo que en otras palabras significa que tu organismo necesita ingerir unos nutrientes determinados que hasta ese momento no le has proporcionado en las cantidades que requiere. Por lo cual te pide constantemente que comas más para poder cubrir dicha necesidad. Lo anterior, es una respuesta de tu cuerpo ante la escasez de algo, es una exigencia que te hace tu organismo para seguir funcionando adecuadamente. Sin embargo, en algunos casos aparece una sensación de hambre que no es real, pues a pesar de que tu cuerpo hace una ingesta correcta de nutrientes te surge un antojo o deseo de algún alimento, el cual, en la mayoría de los casos, es muy poco saludable. A esta sensación se le conoce como hambre emocional o ansiedad por comer, y es el resultado de un problema emocional que puede ser causado por: aburrimiento, estrés, problemas familiares, depresión, abundante trabajo, entre otros. Comer por ansiedad suele convertirse en un problema, ya que normalmente, puede hacer que comas en exceso y que optes por alimentos que carecen de valor nutricional, lo cual generalmente provoca afectaciones a tu salud como: trastornos de la conducta alimentaria, exceso o falta de peso, entre otras patologías relacionadas con la alimentación.

¿Cómo saber si es hambre real o hambre emocional?

Para conocer mejor tu situación, lo primero que debes hacer es identificar si tu hambre es real o si, por el contrario, es emocional, para establecer dicha diferencia, creamos una lista que te ayudará a identificar a cuál situación te estás enfrentando:

  • Hambre real
    • Aparece progresivamente durante el día.
    • La sientes en tu estómago.
    • Cualquier alimento estaría bien.
    • Dejas de comer una vez estás lleno.
    • No te sientes culpable después de haber comido.
    • Debes comer algo de inmediato porque sientes que no aguantas más.
  • Ansiedad por comer
    • Aparece de golpe, de un momento a otro sientes ganas de comer.
    • La sientes en tu garganta y pecho.
    • Solo quieres comer un alimento específico.
    • Sigues comiendo así ya te encuentres lleno.
    • Sientes culpa por lo que acabaste comer.Te puedes tomar un tiempo antes de comer algo.
¿Lograste identificar en qué grupo te encuentras?

7 consejos para tratar la ansiedad por comer

Luego de saber que tu hambre es emocional, el siguiente paso es aceptar que la comida no es negociable y que independientemente de tus estados de ánimo, problemas o de cualquier situación por la que puedas atravesar, la alimentación debe ser una prioridad, pues esta se encuentra directamente vinculada con la salud y el bienestar de tu cuerpo. Así que no te “castigues” dejando de comer cuando algo anda mal, ni dejes tus comidas como algo secundario en tu vida, deben ser tu prioridad, pues de los alimentos que ingieres, va a surgir la energía que necesitas para enfrentar los problemas cotidianos que se puedan presentar. Así que lee con atención los siguientes consejos que te ayudarán a mejorar tu relación con la comida y evitarán el riesgo de que la ansiedad haga que ingieras alimentos que afectan progresivamente tu salud:
  1.  Mantente hidratado, la sensación de sed puede confundirse con hambre, así que lo más recomendable es que diariamente consumas una buena cantidad de agua que te ayude a mantener ese efecto de saciedad.
  2. Trata de reemplazar esos antojos poco sanos por alimentos más saludables. Por ejemplo, si te da ansiedad y quieres comer caramelos, opta por comer frutos secos o frutas como banano que te ayuden a saciarte un poco más sin hacerte daño.
  3. Establece horarios de comida y elimina distractores, durante tu hora de comer, concéntrate en lo que estás haciendo, sé consciente de cada bocado y disfruta de los sabores, esto hará que tu relación con la comida vaya mejorando paulatinamente.
  4. Reduce la cantidad de azúcar lo más que puedas, o reemplázala por endulzantes naturales que no te generen adicción ni aumenten tu ansiedad.
  5. En lugar de comer 3 veces al día, come 5 y hazlo balanceadamente. En la media mañana puedes consumir frutas o batidos que te den energía para continuar con tu día, y en la media tarde puedes optar por alimentos más saludables como yogur griego, granola o galletas integrales.
  6. Duerme bien, recuerda que el tiempo estimado es entre 7 y 8 horas de sueño diarios, solo así tu cuerpo va a poder recuperarse de lo sucedido durante el día y podrá terminar la absorción de los nutrientes de una manera adecuada.
  7. Evita al máximo las dietas restrictivas, pues estas lo único que van a provocarte es mayor ansiedad por comerlas. Lo que sí puedes hacer es disminuir progresivamente el consumo de esos alimentos que quieres dejar de comer hasta que salgan de tu dieta por completo.
Desde la psicoterapia se pueden hacer grandes contribuciones para tratar este tipo de trastorno alimenticio, ayudándote a tener una mejor relación con la comida, tratando de comprender los verdaderos motivos que hacen que se produzcan estos episodios de ansiedad.

Agenda tu cita aquí con un psicoterapeuta de Enterapia y mejora tu ansiedad por comer

No olvides que la comida debe ser una aliada y no una enemiga, y que cualquier situación que te haga tener un conflicto con ella, es importante tratarlo a tiempo para que no provoque daños mucho más grandes y severos a tu salud y al bienestar de tu cuerpo.

Deja tu comentario:

0