ansiedad

Ansiedad, una realidad actual

Dra Diana Poveda - noviembre 21, 2019

ansiedad-una-realidad-actual

Es posible que en algún momento de la vida hayamos experimentado un episodio de ansiedad como respuesta normal ante una situación que puede representar un peligro. Pero, ¿Qué pasa cuando la ansiedad se vuelve constante?, ¿Qué pasa cuando sentimos angustia continuamente y nuestra vida se empieza a limitar en mayor medida cada día? En este punto podríamos empezar a hablar de un problema de ansiedad, o un posible trastorno.

Aclaremos primero qué es la ansiedad.  Es una respuesta natural ante un posible peligro, en la cual el cuerpo se prepara fisiológicamente para la huida. La respiración se acelera, el corazón late más rápido de lo normal, notamos sudoración en algunas partes del cuerpo, en algunos casos hay temblor. Todas estas respuestas al parecer nos preparan para correr, para escapar y poder sobrevivir. El portal CEPFAMI, en el artículo llamado Entendiendo el trastorno de ansiedad, manifiesta que la ansiedad es una emoción natural que comprende las reacciones que tienen los seres humanos ante la amenaza de un resultado negativo o incierto.

 

El miedo en la ansiedad

Es común que primero se reconozca la sensación de angustia o miedo frente a ciertas situaciones, que al tratar de expresarlas en palabras, se traducen en síntomas físicos como taquicardia, ahogo, mareo, ganas de llorar, sudoración en las manos, entre otros. Sin embargo, éstas reacciones vienen después de una interpretación negativa que nuestro cerebro hace frente al posible peligro, que en su mayoría no son reales y hacen parte de nuestra imaginación. Cuando entramos a profundizar sobre lo que dispara estas reacciones, como terapeutas nos encontramos con respuestas como: “No voy a ser capaz” “¿Qué tal si no lo puedo hacer?” “¿Y sí me pasa algo?”. Pueden existir muchas más, pero si observamos, son pensamientos frente a cosas que aún no han pasado y posiblemente no van a suceder, pero que hacen parte de las creencias y de las experiencias durante ciertos momentos de la vida de quien las experimenta.

Si en algún momento de la vida experimentamos una situación desagradable, como por ejemplo, un ataque como un robo, es probable que todas las situaciones relacionadas con el evento disparen síntomas de alarma. La ropa con la que el atacante iba vestido, el lugar, los ruidos, así como otros estímulos, es probable que disparen la ansiedad como una alarma frente a la posibilidad de volver a vivir algo que ya sucedió. No obstante, al conectarnos con el momento actual, podemos darnos cuenta que no hay tal peligro. Acorde con el portal psicoterapeutas.com, en su artículo llamado El control de la ansiedad, mencionan que la conciencia en el presente, incluyendo de forma especial la conciencia corporal, se convierte en un elemento fundamental de nuestra salud mental. Ignorar nuestro cuerpo y las señales que nos lanza no puede llevarnos a nada bueno.

Las siguientes son algunas herramientas, que pueden ser de utilidad para manejar estos momentos desagradables de ansiedad, recomendadas por expertos:

  • Evite hablar en voz alta o más rápido de lo habitual.

  • Evite el consumo de cafeína y otros excitantes (bebidas energéticas).

  • Evite el consumo de azúcares.

  • Evite comer rápido.

  • Evite dormir poco.

  •  Evite el sedentarismo.

  • No se automedique.

  • Revise la distribución de su tiempo.

  • Elimine el consumo de drogas recreativas.

Si las crisis de ansiedad son frecuentes o de difícil manejo, lo recomendable es consultar con un especialista preparado en el tema, en este caso un psicoterapeuta.

Deja tu comentario:

0