ansiedad

Ataques de pánico vs. Ansiedad: ¿en qué se diferencian y cómo identificarlos?

enterapia - enero 18, 2022

Diferencia entre el pánico y la ansiedad

Con frecuencia, estos dos conceptos suelen confundirse y para ello, decidimos crear esta nueva entrada a nuestro blog, en donde vamos a resolver las dudas que pueden surgir en torno a ambos padecimientos. Así que lee con atención.

 

Ataques de pánico

Los ataques de pánico suelen manifestarse cuando tu sistema nervioso se siente amenazado o en peligro ante situaciones aparentemente normales para la mayoría de personas, pero en las que tu sientes un riesgo inmenso. Esta sensación puede durar minutos e incluso horas, dejándote al final sin aliento y con tus palpitaciones aceleradas.

Algunos síntomas que te ayudarán a identificar si estás pasando por un ataque de pánico son:

  • Miedo a morir en ese preciso momento

  • Sensación de asfixia.

  • Escalofríos - Sudoración.

  • Desmayos y mareos.

  • Dificultad para respirar.

  • Dolor o molestias en el tórax.

  • Náuseas y malestares estomacales.

  • Sensación de que algo malo sucederá.

  • Sentimiento de separación y de irrealidad.

Los episodios o ataques de pánico alteran el ritmo de quien lo padece, impidiéndole desarrollar sus tareas diarias e incluso tener autonomía sobre su cuerpo y sus movimientos, por lo cual los limita a hacer lo que quieren y paralizan su mundo durante el tiempo que dura el episodio de pánico.

Hay algo que no te mencionamos antes, y es que quizás no presentes todos los síntomas mencionados al mismo tiempo, sin embargo, si tienes más de cuatro de estos signos, efectivamente estarás sufriendo un ataque de pánico. Para finalizar, es importante que sepas que lo más difícil de estas crisis es que son impredecibles, pueden aparecer en el momento menos esperado y no te quedará de otra que recibirla y esperar a que se vaya desvaneciendo.

 

Ansiedad

La ansiedad es una emoción normal como la alegría o la tristeza, y tiene una función determinada en tu cerebro: responder de manera rápida a una situación potencialmente peligrosa en la que te sientas amenazado, o donde piensas que estás perdiendo el control.

Se diagnostica como una enfermedad cuando aparece en situaciones que no son peligrosas para ti y que podrías manejar sin problema, sin embargo, te sientes incapaz de solucionarlo o enfrentarlo debido al miedo o angustia que te produce estar pasando por ese momento preciso.

Algunos síntomas o características que te ayudarán a reconocer si estás pasando por una crisis de ansiedad son:

  • Aumento del ritmo cardíaco.

  • Visión borrosa.

  • Dificultad para respirar.

  • Se te duermen las manos.

  • Sudoración excesiva. 

  • Boca seca.

  • Tensión muscular. 

  • Problemas estomacales.

Adicional a los síntomas anteriores, que entran en la categoría de síntomas físicos, existen una serie de síntomas psicológicos que generalmente incluyen pensar en muchas cosas al mismo tiempo, poca concentración o tener pensamientos angustiantes o de preocupación excesiva.

Ahora que ya sabes qué es un ataque de pánico y qué es la ansiedad con sus síntomas debidamente explicados, es importante que identifiques en qué se diferencian realmente cada uno de estos.

 

Diferencias entre ataques de pánico y ansiedad

Existen diferencias específicas que van a hacer que puedas distinguir con mayor precisión un ataque de pánico de la ansiedad, para que logres reconocer dicha diferencia, es importante que leas la siguiente información.

Ataque de pánico

  • No tiene un detonante específico.

  • Puede ser síntoma de un trastorno de pánico o una afección diagnosticable.

  • Presenta varios síntomas.

  • Puede suceder cuando te sientas tranquilo o cuando te sientas ansioso.

  • Muestra síntomas físicos y sentimientos de terror tan intensos que temes una pérdida total de control o la muerte inminente.

  • A menudo ocurre de manera repentina e inesperada y dura entre unos minutos y una hora, aunque el impacto negativo puede continuar

Un ataque de ansiedad o ansiedad

  • Suele tener un desencadenante específico, como un examen, problemas en el lugar de trabajo, un problema de salud o un problema sentimental.

  • No es una afección diagnosticable.

  • Es menos intenso que un ataque de pánico.

  • Puede desarrollarse gradualmente cuando una persona se siente ansiosa.

  • Implica síntomas físicos, como latidos cardíacos acelerados o un “nudo en el estómago”

Ahora que conoces con mayor precisión las diferencias entre ambos padecimientos, es importante que sepas en cualquiera de los casos, la ayuda psicológica es ideal para ti, pues te ayudará a conocer los síntomas antes de que lleguen y/o a manejarlos una vez se hayan presentado, permitiéndote así tener un mejor control de tu vida.

Lo ideal es que inicialmente reconozcas que hay una situación que se sale de tu control, y una vez lo hayas comprendido, busques ayuda por medio de la psicoterapia, en donde podrás acceder, de la mano de un psicólogo, a herramientas que te permitan controlar estos episodios que podrían ser muy molestos si no cuentas con las herramientas para poder sortearlos.

 

Agenda tu cita con un psicoterapeuta en línea

y empieza a trabajar en tu salud mental

 

Deja tu comentario:

0