bienestar

Síndrome del impostor, ¿qué es y cómo identificarlo?

enterapia - junio 16, 2021

Esta nueva entrada al blog la iniciaremos de una forma un poco inusual, porque nuestro propósito es poder explicarte este síndrome de la manera más sencilla posible, pues somos conscientes de que será la mejor forma para identificar su presencia en tu vida. Así que responde con honestidad los siguientes cuestionamientos:

  • ¿Dudas frecuentemente de tu trabajo y tus habilidades?

  • Cuando alguien resalta en ti cualidades relacionadas con tu trabajo, ¿Crees que está exagerando con lo que dice?

  • ¿Sientes miedo de presentar tu trabajo ante un grupo de personas porque piensas que no es lo suficientemente bueno?

  • ¿Crees firmemente que alguien (no importa quién) podría hacer las cosas mejor que tú?

  • ¿Te exiges demasiado cuando las ideas no llegan hasta ti? ¿Te presionas?

Si tu respuesta ha sido sí a varias de estas preguntas, déjanos decirte que eres un caso más del síndrome del impostor.

Las preguntas anteriores te ayudarán a identificar si el síndrome del impostor ha llegado a tu vida, sin embargo, lo más importante es que identifiques si esta aparente inseguridad se mantiene en el tiempo o es algo pasajero que te ha sucedido (o te está sucediendo) esa única vez.

 

¿Qué es el síndrome del impostor?

Lo primero que deberás saber es que no es reconocido oficialmente como una afección de la salud mental y que como dato curioso, afecta en su mayoría a mujeres. Su principal característica, como lo explica la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile, es la incapacidad para percibir y aceptar el éxito propio. Podrías llegar a considerar falsos tus logros o un resultado producto de la suerte que obtienes en tu trabajo o en un área en el que has ganado reconocimiento.

Debes poner especial atención a este síndrome porque puede confundirse con perfeccionismo, o mejor dicho, puede confundirse con los fracasos que puedes experimentar cuando buscas el perfeccionismo. Cuando quieres que todo salga a la perfección y no lo logras, experimentas una sensación de duda y de derrota que te hace dudar de lo que has alcanzado o perder la esperanza en lo que quieres lograr.

Otra información que es importante compartir contigo, es que el síndrome del impostor es más común de lo que piensas y que 7 de cada 10 personas lo han experimentado alguna vez en la vida de forma severa ¿Qué quiere decir severa? Que permanece en el tiempo y que afecta diferentes esferas de tu vida, como la social y la laboral.

 

¿Cómo puedes vencer el síndrome del impostor?

Hay algunos tips que si los pones en práctica en el momento oportuno, seguramente  te serán de gran ayuda y van a servirte para sobrellevar mejor la crisis impostora por la que puedes estar pasando. Sin embargo, lo más importante es que si sientes que con estos consejos no es suficiente, que llevas meses o años sintiéndote extraño (negando o desconociendo) frente a tus propios progresos, busques ayuda de un psicólogo que te ayude a recuperar la confianza en ti.

A través del camino Enterapia, obtienes los resultados que esperas para transformar tu experiencia de vida y llevarla a un punto más claro y satisfactorio.

 

Agenda tu cita ahora

 

Ahora sí, lee con atención las siguientes recomendaciones:

  • Siempre, sin importar cuál sea el problema, el primer paso es reconocerlo, solo así sabrás que es necesario un cambio o una intervención.

  • Cree en lo que piensa tu círculo cercano sobre ti, sobre todo si te conocen de verdad.

  • Cree firmemente que eres el mejor en lo que haces, no lo hagas de una forma soberbia, hazlo con convencimiento y seguridad, estas últimas dos marcarán la diferencia en el resultado final.

  • No tengas miedo al fracaso,  a que las cosas no salgan como lo esperabas, eso también hace parte del proceso, no te des mucho látigo cuando fallas, generalmente esas caídas son las que traen mayor crecimiento. Traduce los fracasos como experiencias que te servirán para aprender y crecer en tu propio camino. 

  • Fíjate bien en tus modelos a seguir, hay unas comparaciones que te generan inseguridad y otras que se vuelven referente, tú eliges cuál es la mejor opción, la que más comodidad te genera.

  • No dejes que el miedo te paralice, si ves la necesidad de parar en medio de un proceso de creación, hazlo y no te culpes, de esa pausa saldrá una mejor idea.

Ahora que ya sabes cómo identificar y contrarrestar el síndrome del impostor, es hora de que te traces metas que sean medibles, que no te generen demasiada presión y que por lo contrario, te ayuden a fluir con mayor facilidad.
Recuerda que un impostor es una persona que se hace pasar por alguien que no es, y que tú, por el solo hecho de existir ya eres diferente y vienes dotado de cualidades y habilidades que te harán sobresalir entre muchos más. No compitas tanto contigo, aprende a pausar para poder avanzar, ahí está el verdadero secreto.

Deja tu comentario:

0