emociones

¿Cómo ser una persona más empática?

enterapia - abril 20, 2022

persona más empática
La empatía es una característica que hace referencia a tu capacidad para ponerte en los zapatos de los demás, respetar sus emociones y pensamientos, al tiempo que reconoces que la diferencia hace parte del mundo en el que te encuentras y qué debes aprender a convivir con ella. Pese a ser una cualidad realmente importante, no todas las personas la poseen, y esto se debe a que no es una tarea sencilla dejar de opinar o de suponer sobre la vida y las acciones de quienes te rodean. Por eso, hoy en día, el término se ha popularizado, pues estamos en un mundo cambiante y diverso que requiere que cada vez seas más tolerante con quienes tienes a tu alrededor. ¿Te preguntas si se puede aprender a ser empático? ¡Claro que sí! Esta cualidad puedes hacerla parte de tu vida si la vas incorporando poco a poco a tu cotidianidad, cambiando hábitos sencillos que pueden impedirte ser empático con personas que necesitan de tu apoyo y de tu acompañamiento. Ahora, lee con atención algunos consejos que te ayudarán a ser una persona más empática.

Tips para ser una persona más empática

La empatía es un comportamiento que se puede aprender, sin embargo, debes saber que, para incluirlo bien a tu vida, es importante que seas consciente de ello, y así, cuando aparezcan pensamientos que puedan invalidar al otro, los frenes y te repitas a ti mismo que estás en un proceso de cambio y que eso que piensas no está alineado con el propósito que esperas cumplir. Una vez comprendida la importancia de la consciencia y también de la constancia (porque no podrás ser unos días empático y otros no), te vamos a compartir algunos tips que te ayudarán a cumplir de una mejor manera este propósito:

1. No invalides las emociones de los demás.

“No te sientas triste”, “no exageres”, “no es para tanto”, “yo en tu lugar…”. Existen tantas frases que, al igual que estas, lo único que hacen es decirle al otro que no se debe sentir cómo se siente, que su emoción no es válida y que su opinión tampoco. De seguro muchas veces te ha pasado a ti, y la sensación no es agradable ni sanadora. Por eso, permite que los demás puedan abrirse frente a ti sin miedo a ser juzgados o invalidados, y si tienes que dar un consejo, hazlo sobre la situación y no sobre la emoción.

2. Mira tu interior.

No puedes darle a los demás algo que no te estás dando a ti mismo. Para ser empático de corazón, el primer paso es mirar tu interior, ser empático contigo, no juzgarte ni criticar tus actos, estar en constante aprendizaje y aprender a perdonarte. Una vez logras esto contigo mismo, te será más fácil hacerlo con los demás. ¿Cómo se logra? Una opción muy valiosa es por medio de la psicoterapia, por medio de ella, podrás reconciliarte contigo mismo, con tu esencia, con lo que eres y con lo que das, y en esa misma proporción aprenderás a entender y respetar el camino que quienes están cerca a ti han decidido transitar.

Agenda aquí tu cita con un psicoterapeuta Y recibe un descuento en tu primera sesión

3. Si tienes privilegios, no niegues lo que otros carecen.

En muchas ocasiones, cuando estás en una posición mucho más cómoda y placentera, te es imposible mirar con amabilidad lo que otros pueden estar viviendo. No permitas que estos privilegios te hagan menos humano, piensa por un momento que estás en los zapatos de esa persona y no permitas que se invisibilice lo que puede estar sintiendo o pasando. Sé siempre consciente de que tu posición puede servirte para visibilizar una problemática o para ayudar a otros a salir de un abismo emocional que les impide vivir en plenitud.

4. No opines de lo que no sabes.

¿Leíste nuestro texto sobre los 4 acuerdos? Si tu respuesta es no, aquí te dejamos el link para que lo leas de inmediato: ¿Qué son los 4 acuerdos? Si tu respuesta es sí, sabrás entonces que este punto está muy ligado a no suponer, a dejar de suponer que las cosas pasaron de determinada manera y aprender a preguntar para poder dar opiniones que informen y no que desinformen. Estamos seguros de que si muchas personas, al igual que tú, toman la decisión de ser más empáticos, el mundo sería mucho mejor y las personas tendrían mayor valor para mostrarse ante los demás tal y como son, sin miedo a ser cuestionado por su forma de ser, pensar o vestir. Sin embargo, lo más importante es dar el primer paso, y con que tú lo des, ya el mundo está cambiando.

Deja tu comentario:

0