emociones

Frustración: ¿Qué es y cómo mejorarla?

enterapia - agosto 23, 2021

Empecemos por definir qué es la frustración, porque si bien es un concepto con el que te cruzas a menudo en tu día a día, es muy posible que no tengas una definición exacta de lo que realmente es. Lo primero que debes saber es que es un sentimiento que surge dentro de ti cuando no logras satisfacer un deseo que te has propuesto, es decir, cuando algo que querías que pasara, simplemente no sucede.

Después de este aparente fracaso, lo que surge es la frustración, que usualmente se manifiesta por medio de emociones como ira, ansiedad, tristeza y decaimiento, pues es la forma en la que tratas de exteriorizar lo que se produjo en tu interior a raíz de esa situación o insatisfacción.

Lo segundo que debes saber, es que la frustración es un aspecto que hace parte de tu condición humana, es decir, que lo tienes en ti y que ante cualquier estímulo puede despertar, sin embargo, el secreto está en aprender a gestionarla y aprender la diferencia entre lo que quieres o anhelas y lo que sucede en la realidad. Dicho de otro modo, en lo que debes trabajar no es en que las cosas salgan como tú quieres, sino en afrontar de una manera acertada las cosas que suceden.

¿Cómo se logra? Esos tips y consejos que buscas, te los mostramos a continuación.

 

6 consejos prácticos para mejorar la frustración

Manejar la frustración es una habilidad que puedes desarrollar, aunque te cueste creerlo y está muy conectada con tener control de tus emociones y con tu capacidad de autoconocerte y de saber cuáles son tus habilidades y debilidades. Ahora que sabes esto, te invitamos a leer los siguientes 6 consejos que te ayudarán a tener una mejor convivencia con la frustración:

  1. Reconoce que estás frustrado.

Quizás este consejo te parezca muy lógico en este momento, pero en realidad no lo es. Muchas veces, de seguro, te niegas a sentir alguna emoción y la bloqueas pensando en que es mejor huir de ahí que tener que afrontar lo que sientes en tu interior.

Reconocer que te sientes frustrado es el primer paso para aprender de ese momento y convertirte en una mejor versión de ti. Hacerlo no te convertirá en una persona débil, todo lo contrario, te ayudará a tener un mejor dominio de la situación y de su impacto en tu vida.

  1. Cree en tu potencial.

Un mal momento no es sinónimo de derrota, siempre vas a tener la opción de ver los problemas como enormes pérdidas o como grandes oportunidades que te ayudarán a crecer. Si conoces tus capacidades, sabes explotar tus talentos y confías en lo que eres capaz de hacer, se necesitará mucho más que una mala racha para tumbarte. Reconoce tus habilidades y cultívalas para llegar aún más lejos.

  1. Conoce tus límites.

Esta es una tarea muy ligada al autoconocimiento, cuando reconoces tus límites o tus puntos débiles, vas a evitarte muchos dolores de cabeza y tropiezos. Una vez te enfocas en tus habilidades y en sacarles provecho, el camino hacia la meta que te habrás trazado tendrá menos posibilidades de causarte frustraciones, pues sabes, desde el principio qué herramientas son las que posees para alcanzar lo que te has propuesto.

  1. No te tomes nada personal.

De seguro, para llegar hasta donde quieres, vas a necesitar de la ayuda de personas con otras habilidades que completen las tuyas, y en ese proceso, es muy posible que surjan malentendidos que los hagan discutir. Estas discusiones pueden desencadenar grandes frustraciones y tu primer pensamiento puede ser prescindir de esa persona.

Nuestra recomendación es que no te tomes nada personal, muchos de esos errores no irán en contra tuya y seguramente provienen de otra causa diferente a querer hacerte daño, así que aprende a seguir adelante sin cargar en tus hombros rencores que solo te van a estancar.

  1. Ajusta tu estrategia.

Si el plan no funciona, cambia el plan, pero no cambies la meta. ¿También has escuchado esta frase? Pues bueno, es el momento de ponerla en práctica, porque muchas veces la frustración se genera porque el lado hacia el que estás mirando, no es el correcto, y requieres de nuevas perspectivas que te permitan encontrar las respuestas que buscas.

  1. Si es necesario, busca ayuda.

Si la frustración perdura en el tiempo y permea otras esferas de tu vida, es momento de buscar ayuda para que tengas una mejor tensión y evites que se convierta en un problema aún mayor. Recuerda que la frustración permite la aparición de emociones como ira, tristeza o ansiedad, y la presencia de estas, sí puede causar graves consecuencias a tu salud mental.

¿Cuál es la solución? Acude a un psicoterapeuta que te ayude a comprender la raíz del problema, las causas del surgimiento y permanencia de la frustración en tu vida, y empieza a trabajar, de su mano, en tener una mejor gestión de este sentimiento.

 

Aquí puedes agendar una cita con un psicoterapeuta

Te aseguramos que darás un paso que te cambiará la vida

 

Ahora que tienes en tus manos las herramientas que necesitas para pasar por esta etapa de una forma mucho más tranquila y en calma, ponte manos a la obra e impide que la frustración se apodere de tu vida y te impida seguir trabajando por todos los sueños y metas que te has trazado.

Recuerda que tu mente es tu mejor o tu peor aliado en cualquier proceso que decidas emprender, así que aprender a controlar tus emociones y sentimientos es fundamental para encontrar el equilibrio que necesitas en tu vida.

Deja tu comentario:

0