estres

¿Qué es el estrés y cuáles son sus causas?

enterapia - junio 03, 2021

El ritmo de vida precipitado y lleno de presiones que llevas hoy en día, hace que frecuentemente sientas estrés por el peso de las responsabilidades diarias. Aunque esto no siempre es malo, ya que puede convertirse en la motivación que necesitas para lograr una meta determinada, sí puede convertirse en un problema cuando permanece en el tiempo y hace que a la larga se afecte el rendimiento en tu trabajo, tu relación de pareja, con familia y con tu salud.

Para que entiendas un poco mejor, te vamos a enseñar qué es el estrés, cuáles son sus síntomas y las posibles causas del mismo, así aprenderás a identificarlo y buscarás herramientas que te permitan sentirte mucho mejor.

 

¿Qué es el estrés?

El estrés es una reacción que todos los seres humanos tenemos. De hecho, todo nuestro cuerpo está diseñado para experimentarlo y reaccionar ante el peligro. Cuando tienes cambios drásticos o retos repentinos, tu cuerpo produce una serie de síntomas físicos y mentales. Es importante mencionar que el estrés no es lo mismo que la ansiedad aunque tienen en común algunos síntomas, por lo que te invito a leer: ¿Qué es la ansiedad y cómo tratarla ? Y de seguro vas a entender mucho mejor en qué se diferencian.

Una vez aclarado lo anterior, queremos compartirte los tres tipos de estrés que pueden afectarte y sus diferentes características:

-     Estrés agudo: En ocasiones puedes sentirte estresado por un breve período de tiempo, pero esto no es preocupante, pues generalmente se presenta cuando debes enfrentarte a una situación que te causa nerviosismo o impaciencia, como presentar un examen, enfrentarte a un ascenso laboral, un choque automovilístico leve o bajar por una pendiente empinada. Este tipo de estrés es positivo en pequeñas dosis, ya que genera una respuesta de alerta que te ayuda a lograr tus objetivos o a defender tu integridad.

-       Estrés crónico:  Se da cuando llevas una carga por mucho tiempo, y cuya solución se te sale de las manos y sin embargo, debes lidiar con ella. En esta categoría encuentras situaciones como: problemas laborales, una pérdida, ambiente familiar tóxico, deudas, problemas de pareja, sobrecarga de responsabilidades, etc. En este punto es importante que tengas en cuenta que hay situaciones de tu vida que no puedes controlar y la mejor manera de afrontarlas es por medio de apoyo emocional por parte tu círculo social, estrategias de salud mental y terapia para aprender a sobrellevar estas situaciones que no puedes controlar.

Si te sientes abrumado y necesitas ayuda para sobrellevar estos momentos, puedes contar con un profesional de la salud que está dispuesto a brindarte el mejor acompañamiento.

 

Agenda tu cita con un psicoterapeuta ahora
y encuentra la tranquilidad mental que tanto necesitas

 

¿Cuáles son las causas del estrés?  

Es de gran utilidad para tu proceso personal que te abras, seas sincero contigo mismo e identifiques cuáles son los factores que te causan esta preocupación. Probablemente ya tienes en mente qué es aquello que te está causando una alteración nerviosa y ser consciente de ello te ayudará a crear un plan para enfrentarte a estos temas. A continuación, te describiré las causas más comunes que te pueden causar estrés:

Problemas económicos

Este es uno de los principales causantes de estrés en la vida actual, pues resolver problemas económicos se entiende como una dificultad una vez llegas a la vida adulta . En este escenario, es común que experimentes:

-  Peleas con tu pareja a causa del dinero.

-Tener miedo de mirar correos electrónicos, contestar el teléfono.

-Sentirte culpable por haber gastado tu dinero en cosas innecesarias.

-Preocupación excesiva sobre cómo gastas tu dinero.

¿Alguna vez te has enfrentado a alguna de estas situaciones? De seguro no vas a querer pasar de nuevo por allí y vas a hacer todo lo posible para que el dinero no se convierta en una causa de estrés y tristeza en tu vida cotidiana

El trabajo

Este tipo de estrés se da cuando te sientes preocupado por una responsabilidad específica, crees que sufres un trato injusto, debes pasar demasiadas horas en tu puesto de trabajo o cuando tu ocupación implica un desgaste físico o mental importante. En este punto, es común que pongas tu trabajo por encima de otros ámbitos importantes de tu vida, como tu vida social, la vida en pareja, la familia o, en el peor de los casos, tu salud mental y psicológica.

Relaciones personales

El estrés surge cuando hay personas en tu vida que te causan un desgaste emocional, físico y psicológico tan grande que no te puedes recuperar fácilmente. En este punto, puede ser un familiar, tu pareja, un amigo o un compañero de trabajo quienes te impidan estar tan tranquilo como quisieras. En este aspecto, te aconsejamos leer: Vínculos afectivos y relaciones tóxicas, allí aprenderás a identificar si una persona es la fuente del estrés que estás viviendo, y podrás tomar decisiones basadas en tu realidad.

Recuerda que las relaciones se manejan por vínculos y en cualquier momento puedes cortar con uno si sientes que te está dañando o simplemente no puedes lidiar con él.

El estrés que conlleva ser padres

Cuando eres padre o madre, debes enfrentarte a un sinfín de roles que, muchas veces, absorben tu vida personal y no dejan espacio para ti mismo. Manejar horarios, clases, despertares nocturnos, las responsabilidades del hogar, educarlos de la mejor manera, todo eso combinado con tener que asistir al trabajo, ser pareja, entre otras responsabilidades hace que tu vida colapse y que sientas enloquecer.

Aunque sabemos que es difícil, debes tener mucho cuidado cuando ese sentimiento comienza a afectar a tus hijos, ya que, las personas que sufren este tipo de estrés comienzan a ser autoritarias, duras, negativas e incluso agresivas en el trato con sus pequeños. Estos comportamientos se ven reflejados en la respuesta de ellos, ya que resultan ser niños más agresivos, confrontan la autoridad y no disfrutan el tiempo contigo. Aquí, es importante que tengas en cuenta que estos comportamientos determinan el destino de las relaciones padre-hijo y sobre todo la psicología del niño que estás formando y que pronto se convertirá en adulto.

Las preocupaciones diarias

Si sientes que todo en tu vida te genera una sensación de angustia, así no tenga una gravedad considerable, puedes estar sufriendo este tipo de estrés. Se caracteriza por extenderse a casi todos los ámbitos y te genera una visión pesimista de tu existencia, sumando a ello impaciencia, sensación de urgencia y ahogamiento. Este tipo de estrés, puede surgir debido a una saturación de actividades autoimpuestas que no puedes manejar y te generan frustración.

 

¿Cuáles son los síntomas del estrés?

Esta clase de alteración nerviosa no solo se evidencia en cómo te sientes, sino que conlleva a una serie de síntomas físicos y psicológicos que debes tener en cuenta para identificarlo. Entre los síntomas que se suelen presentar, encuentras:

-Sensación de que no puedes terminar tus proyectos o lograr tus propósitos.

-Mal humor.
-Cansancio excesivo.
-Pérdida de motivación.

-Irritabilidad.

-Tristeza.

-Dolor de cabeza.

-Problemas de sueño: duermes mucho o muy poco.

-Dolor o tensión muscular.

-Problemas digestivos.

-Cambios en el comportamiento sexual.

-Ritmo cardíaco acelerado.

Debes saber, además, que el estrés está estrechamente vinculado con enfermedades graves para tu salud, como son:

-Presión arterial alta.

-Insuficiencia cardiaca.

-Diabetes.

-Obesidad.

-Depresión.

-Ansiedad.

-Problemas en la piel como acné, eczemas o alergias.

-Problemas menstruales.

Es por ello que, debes darle al estrés que sufres las dimensiones verdaderas que tiene y buscar una solución que te permita llevar una vida estable, larga y tranquila. Recuerda que el primer paso siempre es reconocer que existe un problema, una vez eres consciente de que hay algo que debes mejorar, te liberas de cargas que lo único que te producen es tristeza, inseguridad, insatisfacción y terminan convirtiéndose en enfermedades que afectan tu salud mental.

Deja tu comentario:

0