familia

¿Cómo afrontar las fases de duelo?

enterapia - junio 09, 2021

Una de las cosas para las que quizás nunca estamos preparados es para la muerte, y más si esta representa la pérdida o ausencia de alguien a quien amas mucho. Sin embargo, por más crudo que parezca, la realidad es que todos en algún momento tendremos que partir, es casi un pacto que haces en el momento de nacer.

El duelo hace referencia al tiempo que transcurre entre la pérdida de un ser querido y tu aceptación; sin embargo, para llegar a ese momento en el que aceptas tu realidad, reconoces el cambio y continúas, es necesario recorrer un camino un poco rocoso que te va a hacer extrañar mucho la presencia de quien se fue.

Antes de hablarte sobre las fases de duelo, es importante que tengas en cuenta que un duelo no siempre hace referencia a la muerte física de una persona. Muchos duelos se pueden dar debido a rupturas amorosas (cuyo nombre más común es despecho),  despidos laborales, o a cambios drásticos en tu vida. De todas formas, en el siguiente artículo profundizaremos sobre el duelo en el caso específico de la muerte de un ser querido.

Fases del duelo

Si pudiéramos definir el duelo en una sola palabra sería tiempo, y si pudiéramos acompañarlo de otra palabra más, sería emociones. El duelo se puede entender como un tiempo en el que vas a experimentar diferentes emociones que te ayudarán a aceptar la ausencia en tu vida de quien se fue. Pero ¿Cuáles son esas fases por las que probablemente vas a pasar y  cómo las vas a experimentar? Aquí te  lo explicamos en detalle:

  1. Negación: no reconoces lo que está pasando, te niegas a la pérdida, no aceptas que esa persona ya no haga parte de tu vida.
  2. Ira: no puedes hacer nada para revertir la situación, te sientes impotente y enojado porque es algo que se sale de tu control, que no esperabas, que no aceptas y con lo que no estás de acuerdo, sin embargo, no lo puedes solucionar.
  3. Negociación: buscas soluciones que crees que pueden revertir o impedir la situación (esto sucede en casos de enfermedades graves que son irreversibles, buscas soluciones en todos lados para tratar de salvar a quien está enfermo).
  4. Depresión: como la fantasía dura poco, pronto chocas con la realidad: la muerte. A partir de ese momento, entras en una fase de síntomas parecidos a los de la depresión aunque no se considera un trastorno mental, sino una parte más del proceso del duelo.
  5. Aceptación: ya has reconocido que la pérdida es algo inminente, te enfrentas a ella y la abrazas, aún hay cosas que no puedes entender, pero ya no te niegas a la posibilidad de avanzar.

Aunque no lo creas, pasar por estas etapas de duelo es de gran ayuda para ti, pues reconocer lo que sientes y entender la razón de dicha situación, te permite asimilar de una forma mucho más sencilla la situación por la que estás atravesando. Cuando te quedas por siempre en la fase de negación, es posible que se desarrolle un duelo patológico que trae consecuencias que perduran en el tiempo y que te impiden continuar con tu vida de una forma natural  y tranquila.

Ahora de seguro te estás preguntando cómo puedes afrontar las 5 frases de un duelo, y esa respuesta te la daremos a continuación.

¿Cómo afrontar las 5 fases de un duelo?

Hay algo que es necesario aclarar y es que no existe un tiempo específico para un  duelo. Cada persona es diferente y los tiempos están relacionados con la forma de pensar de quien atraviesa por esta situación. Así que nadie tiene derecho a decirte que en 2 o 3 meses debiste superar la pérdida de alguien, pero tú mismo sí puedes definir si en esos 2 o 3 meses has avanzado en el entendimiento sobre esa perdida y ahora tu tristeza es un poco menor que al principio.

Ahora, algunos consejos que te ayudarán a afrontar las fases de un duelo son:

  • Tómate tu tiempo: no intentes que las cosas sucedan rápidamente, vive el proceso y atraviesa  cada fase con apertura y valentía , solo así vas a poder sentir un verdadero alivio al final.

  • Retoma tu rutina: seguir con tu vida es una forma de hacerle frente a la situación. Esconderte, aislarte y no hablar sobre otras cosas diferentes a tu duelo, hace que la herida cada vez se haga más grande y difícil de llenar. Enfócate en seguir adelante con tu vida.

  • Expresa tus sentimientos: di lo que sientes, no reprimas tus emociones porque esto puede producirte un duelo patológico que esté acompañado de síntomas físicos que empeoren la situación. Rodéate de amigos y familia que quieran darte un poco de luz en medio de la oscuridad.

  • Busca ayuda de un psicoterapeuta: hay cosas que por más que quieras, no puedes solucionarlas tú mismo, y no está mal. Por eso, busca ayuda de un psicólogo especializado en duelos que te ayude a cruzar por estas fases con tranquilidad, que te escuche y que te permita volver a tu vida con normalidad.

 

Agenda tu cita con un psicoterapeuta ahora

Y recibe hasta un 40% de descuento en tu cita de valoración

 

  • Quédate con los buenos momentos: recuerda a quien se fue con alegría y amor, guarda su recuerdo como algo que te llene de felicidad y te dé fuerzas para que tu vida no siga perdiendo sentido.

Si hay algo con lo que debes quedarte es que es normal sentir tristeza por la pérdida de alguien a quien amas, el sentimiento de no volver a ver a alguien importante en tu vida es doloroso y requiere de tiempo para volver a restablecerse. No está mal llorar, regocijarte en otros miembros de tu familia y vivir un luto por alguien que se fue y será importante en tu vida siempre. Lo que representa realmente un problema es que no puedas salir de ahí, que sientas que te estancaste y enfrascaste en tu dolor, y que no haya otros motivos que te hagan querer vivir.

Si sientes que este último es tu caso, busca ayuda, no temas hacerlo, lo realmente importante es que puedas recordar a quien no está con amor y gratitud, y que su presencia en tu vida te impulse a lograr todos los días una mejor versión de ti mismo.

Deja tu comentario:

0