productividad

Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas

enterapia - enero 25, 2022

hábitos de efectividad

La efectividad es un concepto que debería permear todas las esferas de tu vida, pues no sería coherente sentirte eficaz en lo profesional, pero ser ineficaz en lo personal, pues ambas esferas están directamente relacionadas entre sí y si una no funciona como debería, la otra posiblemente va a colapsar.

En esta ocasión, queremos hablarte sobre los 7 hábitos que deberían tener las personas altamente efectivas, y para ello, nos vamos a basar en el libro de Sthepen Covey, que lleva este mismo nombre y que te servirá como una ruta para alcanzar este estado en tu vida. Así que, si ya lo leíste, esta es la oportunidad para reforzar algunos de los conceptos que allí se plantean, y, si no lo has leído, este será el abrebocas de lo que puedes aprender.

Ahora, lee con atención cada uno de los siguientes puntos, y empieza a convertirlos en hábitos que marquen tu vida, te aseguramos que al hacerlo, vas a sentir la diferencia y empezarás a obtener mejores resultados en lo que quieras realizar:


  1. Sé proactivo.

No se trata únicamente de tomar la iniciativa, sino de hacerte responsable de las decisiones que vas a tomar y de las repercusiones que estas van a tener en tu vida. Concentra tu energía y tu atención en solucionar problemas que realmente se encuentren a tu alcance, no te desgastes asumiendo situaciones que se salen de tu control y que solo te roban la paz.


  1. Empieza con un fin en mente.

Antes de empezar a trabajar, define tu objetivo, así las acciones y decisiones que tomes van a estar realmente alineadas con tu propósito y no vas a estar divagando en el siguiente paso que vas a dar. Aquí cobra gran importancia la planeación y la definición de tareas que te permitan llegar a la meta que te has trazado.


  1. Primero lo primero.

Libérate de la tiranía de lo urgente y empieza a darle mayor trascendencia a lo importante, en este punto es de mucho valor aprender a priorizar y a jerarquizar las tareas diarias, pues de esto dependerá, en gran parte, agudizar tu capacidad para resolver problemas en calma y hacer seguimiento a tus tareas diarias para mantener bajo control cada uno de tus pendientes.


  1. Piensa en ganar.

Concéntrate en escenarios donde todas las partes involucradas ­–incluido tú– salgan ganadoras y obtengan beneficios, de esta forma te será mucho más sencillo establecer acuerdos y llegar a puntos en común donde todas las partes se sientan satisfechas con los resultados que van a obtener.


  1. Procura primero comprender y después ser comprendido.

Aprende a escuchar, antes de lanzar juicios irrespetuosos que no están alineados con lo que los demás están viviendo en determinado momento. Todos los seres humanos, por naturaleza, buscamos ser comprendidos y entendidos, pero esto solo se logra cuando aprendemos a escuchar antes de a hablar, pues de esta forma tendrás los recursos necesarios para dar tu opinión a partir de lo que el otro acaba de compartirte, dejando a un lado las especulaciones.

  1. Sinergiza.

No te enfoques únicamente en lo que tú sabes hacer, trata siempre de buscar nuevas perspectivas que te permitan ampliar tu pensamiento y obtener nuevos recursos que te ayuden a tener mejores ideas. Sal a la calle, analiza a las personas, pregunta, indaga, o en otros casos, rodéate de un equipo de trabajo multidisciplinar que aporte nuevas miradas a tus proyectos.

  1.   Aprende a desconectarte.

Renuévate física, mental y espiritualmente, solo así vas a poder contar con los recursos suficientes para alcanzar las metas que te has trazado. Si no estás en calma y en paz contigo mismo, muy difícilmente vas a poder cumplir con todo lo que tienes en mente, si no estás en equilibrio, los resultados que esperas, no llegarán en el tiempo que has establecido.

¿Deseas más herramientas para incrementar tu productividad y la de tu equipo de trabajo? Descarga el Ebook gratuito de 7 ejercicios prácticos para lograrlo.

La forma más efectiva de convertir estos comportamientos en hábitos es por medio de la disciplina, la repetición y la constancia, y si te somos honestos, ser consciente de lo que estás haciendo también es un buen punto de partida para construir hábitos que perduren en el tiempo  y te permitan obtener cambios positivos para tu vida.

Nuestra recomendación es entonces que empieces a crear rutinas en donde involucres estos comportamientos, y lo más importante, es que lo hagas conscientemente en un inicio, para que con el tiempo, la ejecución de estos hábitos sea mecánica y se convierta, más que todo, en parte de tu personalidad y de tus rutinas diarias.

Deja tu comentario:

0