salud mental

¿Qué es la resiliencia?

Dra Sandra Cubillos - febrero 22, 2021

qué es la resiliencia

Hay una palabra que ha tomado mucha fuerza y se ha empezado a utilizar en la cotidianidad; resiliencia. Hoy en día, es común escucharla en conversaciones, leerla en frases motivacionales y verla en tatuajes de personas que quieren llenar su vida de energía positiva.

La resiliencia se puede definir como la cualidad o fortaleza que tienen algunas personas para superar y sobreponerse de situaciones adversas que surgen cotidianamente y que en algunos casos, se vuelven repetitivas o duraderas.

Ahora, probablemente quieras saber en qué se caracteriza una persona resiliente, y la forma más fácil, o la característica más evidente, es su capacidad de tener pensamientos positivos en medio de la adversidad y la inteligencia emocional por medio de la cual resuelve las situaciones que atraviesa.

¿Qué quiere decir lo anterior? Que una persona resiliente tiene la capacidad de ver luz en la oscuridad, tratando de encontrarle a cada momento por el que pasa, oportunidades de aprendizaje que le permitan crecer como persona y salir bien librado del problema al que ha tenido que sobreponerse.

 

3 tips para que seas más resiliente

  1. Entrena tu mente

La mayoría de seres humanos estamos programados para ver siempre el lado negativo de las situaciones, para quejarnos y para llorar ante situaciones que causan desequilibrio y rompen la rutina. Sin embargo, entrenar tu mente para ver el lado positivo de esas situaciones negativas te hará ver la vida de una forma diferente y balanceada.

Tómate el tiempo de ver qué cosas positivas puedes aprender de cada situación que vives, y por qué no, disfruta del proceso de la vida, muchas veces ponerte una venda negativa en los ojos lo único que impide es que puedas disfrutar de tu vida como te lo mereces.

 

  1. Controla tus emociones

Piensa y respira, antes de tomar cualquier decisión de forma impulsiva o inmediata, analiza el impacto que puede tener la palabra que vas a decir o el gesto que vas a hacer. Tener la capacidad de frenar tus emociones y analizar lo que sucede te va a ayudar a entender mejor las situaciones que se te presentan.

Ten en cuenta que la frustración, la depresión, la ansiedad, el estrés, y muchas otras más, son emociones que están presentes en todos nosotros, no saber controlarlas es lo que te hará perder el control ante cualquier evento inesperado. Por eso debes aprender a escucharte y a comprender lo que sucede en tu interior.

 

  1. ¡Ocúpate!

Busca actividades o espacios donde estés ocupado y te diviertas, especialmente ejercicios que te hagan sentir más relajado y te ayuden a alejarte (aunque sea por un momento) de momentos de tensión y preocupación por los que puedas estar pasando.

Mantener tu mente ocupada, te ayuda a tener una mayor capacidad de resolver problemas, pues estos espacios te permiten pensar mucho mejor cada decisión que debes tomar y que hacerlo de forma impulsiva, podría afectar en grandes proporciones los planes que tienes a futuro.

Aprender a canalizar y controlar las emociones, y a pensar dos veces antes de tomar cualquier decisión, te dará herramientas para ser más resiliente y tener aprendizajes que perduren en el tiempo y se conviertan en verdaderos hábitos de vida.

 

Beneficios de ser resiliente

Uno de los grandes beneficios de ser resilientes, es que tienes la capacidad de salir de cualquier situación difícil de una manera tranquila, y lo mejor es que logras afrontar ese problema en el momento que se te presenta, pues ya tu mente está fortalecida para asumir este tipo de situaciones y hallarles la solución que requieren en el momento en que suceden.
¿Qué pasa cuando no hay resiliencia? Lo opuesto a lo anterior, pues quienes carecen de esta característica tienden a rondar durante mucho más tiempo en el problema, llegando a desarrollar un trastorno que sea realmente difícil de solucionar.

Adicional a lo anterior, otras consecuencias pueden ser:

  • Presentar un cuadro de depresión fuerte.

  • Ansiedad y desarrollo de enfermedades mentales.

  • Vulnerabilidad mental.

En estos casos, un terapeuta puede ayudar a mejorar tu capacidad de ser resiliente, fortaleciendo tu área emocional y tu inteligencia emocional, con el objetivo de ver salidas a tus problemas y brindándote herramientas que refuercen tu capacidad de resolver problemas y aprender de los mismos en el largo plazo.

 

Agenda tu cita ahora con un especialista
Y empieza a tener un mayor control de tu vida

 

En conclusión, la resiliencia es más expresión motivacional, es una palabra que te permite entender tu vida y poner en práctica actitudes y pensamientos que te ayuden a tener un equilibrio personal, en donde te sientas capacitado para tomar decisiones que te generen tranquilidad.

Deja tu comentario:

0