terapia de pareja

Vínculos afectivos y relaciones tóxicas

Dra Norma Chaparro Becerra - noviembre 20, 2020

vínculos afectivos

Vínculos afectivos y relaciones tóxicas

El tema sobre el que vengo a hablarte el día de hoy es uno que tiene bastante acogida en la sociedad actual debido al impacto que produce en la manera en la que te relacionas afectivamente. En esta oportunidad trataré de resolver todas las dudas que pueden surgir en torno a los vínculos afectivos y las relaciones tóxicas.

¡Comencemos!

Mi propósito es explicarte de la forma más clara posible ambos conceptos, con el fin de que puedas establecer su impacto en la forma en la que te relacionas con tu familia, amigos o pareja. Así que presta atención a cada una de las preguntas que planteo y sobre las cuales, iré dando las respuestas que de seguro te harán sacar conclusiones positivas para tu vida.

¿Qué son los vínculos afectivos?

Una forma sencilla de entender este concepto es comprendiendo que los vínculos afectivos hacen referencia a una relación de amor y cariño entre dos personas, teniendo en cuenta que vincularse es la capacidad de conectarte con alguien o con algo. En este orden de ideas, puedes establecer vínculos afectivos con cualquier persona en cualquier esfera de las relaciones humanas:

  • Familia.
  • Amigos.
  • Pareja.
  • Compañeros de trabajo.

Hay algo que es importante que tengas en cuenta, y es, que a lo largo de tu existencia necesitas vincularte. Durante toda tu vida te estás relacionando con alguien y creas vínculos afectivos todo el tiempo, por lo tanto, hacerlo no está mal, lo que está mal es llevar los vínculos afectivos a un ámbito negativo.

¿Qué es una relación tóxica?

Dando continuidad al párrafo anterior, las relaciones tóxicas son la forma de llevar los vínculos afectivos a una esfera netamente negativa, lo cual, me permite decirte que una relación tóxica es un vínculo afectivo negativo que en lugar de sumar, resta en tu crecimiento como persona y como pareja.

De seguro ahora te estás preguntando, ¿por qué son malas las relaciones tóxicas? Y la respuesta es más sencilla de lo que piensas, son malas porque son una fuente de frustración, insatisfacción y baja autoestima. En una relación tóxica hay dos partes y, a pesar de que hay amor y cariño entre ellas, una de ellas (o ambas) le hacen daño a la otra constantemente.

Como complemento a todo lo anterior, que como puedes darte cuenta no es un escenario maravilloso, te encuentras con que en este tipo de relaciones aparecen con frecuencia diferentes tipos de violencia que empeoran aún más esta situación de dependencia mutua.

¿Puede un vínculo afectivo convertirse en una relación tóxica?

De entrada, la respuesta sería sí. Ya que todos, en algún momento de nuestra vida, nos hemos vinculado de manera negativa con una persona a la que decimos amar incondicionalmente. Sin embargo, una forma de darte cuenta si tu relación podría convertirse en una relación tóxica, es analizando la existencia de los siguientes factores al interior de la misma:

  1. Obligación: estar o pertenecer en un lugar o en una relación en la que no te sientes cómodo ni feliz.

  2. Culpa: permanecer al lado de alguien porque temes lo que este pueda hacer cuando decidas irte.

  3. Dependencia: sentir que tu vida solo está bien al lado de esta persona, no comprender la vida sin tenerla a tu lado.

Los puntos anteriores son los 3 pilares, o aspectos a analizar, más evidentes en una relación poco sana, sin embargo, sumado a ellos, también se derivan las siguientes características:

  • No hay crecimiento: uno o ambos miembros de la pareja, no tienen las alas que necesitan para volar y prosperar, lo cual dificulta que exista abundancia dentro de la relación y permite que siempre haya espacio para la escasez o el estancamiento.

  • Son inflexibles y absorbentes: no quieren que el otro salga y se relacione con personas diferentes, manipulan las emociones del otro haciéndolo sentir culpable de lo que puede llegar a pasar en caso de tomar una decisión con la que uno de ellos está en desacuerdo.

  • Quieren tener acceso y control de toda tu vida: cuestionan todo el tiempo las cosas que haces, controlan y celan cada movimiento que das.

  • Sobreprotección excesiva: en este punto es común la expresión “quiero saber dónde estás o lo que hacías porque me preocupo por ti” a pesar de la amabilidad de estas palabras, la realidad es otra: solo buscan controlar.

  • Sexo por obligación: mantener relaciones sexuales con tu pareja para evitar incomodidad en el otro. Sin embargo, al hacerlo, este siempre te critica o te compara con alguien supuestamente mejor que tú.

A simple vista, las conductas anteriormente descritas parecen simples, normales y poco importantes, y esto es lo que hace verdaderamente grave la situación. Pues si tus alarmas se encienden al evidenciar estos comportamientos, podrías buscar soluciones más eficaces que te ayuden a encontrar de nuevo el equilibrio en la relación, evitando que esta llegue a generar golpes y otro tipo de abusos o agresiones.

¿Qué debes hacer si identificas que estás en una relación tóxica?

Hay que tener en cuenta, que una relación tóxica se da porque una de las partes de la pareja está dispuesta a abusar o sobrepasar límites verbales y físicos, mientras que la otra parte está dispuesta a soportar los abusos que se le dan.

En este orden de ideas, hay algo que debes tener en cuenta, y es que no solo el agresor tiene una dificultad o problema, la víctima también tiene un problema que debe ser tratado y en este punto es donde tiene gran importancia la ayuda que ofrece una terapia.
Lo ideal es asistir a un especialista juntos, porque de nada sirve trabajarle solo a una de las partes si la otra no exige ningún tipo de cambio, ya que el abusador necesita entender el rol que tiene (y las fallas que comete) para poder mejorarlo, y el maltratado debe entender su valor, exigir sus derechos y reclamar lo que a él o a ella le genera bienestar.

Si tienes presente lo rápido que escala la violencia, de seguro pondrías más atención a cada uno de los comportamientos que pueden surgir en tu relación, por eso si identificas que estás pasando por una situación de violencia, lo ideal es que determines también si has llegado a un límite (que puede ser maltrato físico o sexual) o si estás dispuesto a buscar ayuda para mejorar dicha situación.

Tips para evitar una relación tóxica

Creo que uno de los tips más importantes te lo compartí algunas líneas atrás, y es que ambas partes deben estar dispuestas a cambiar, deben conciliar al interior de la pareja y reconocer que hay una falla en la que es necesario trabajar en equipo.

Además de lo anterior, también hay otros consejos que podrías tener en cuenta y que de seguro te permitirán tener mayor estabilidad en tu pareja:

  1. Aceptar los errores individuales, saber qué das en una relación: no se trata de cerrarte en que el otro es el malo, en este punto debes tener la madurez suficiente de reconocer que tú también has fallado y debes mejorar por el bienestar de ambos.

  2. Aprender a pedir disculpas o perdón: hay que ceder, es importante reconocer que actuaste mal, pero no basta solo con reconocerlo, también es importante manifestar tu culpa al otro y asumir tu error frente a él.

  3. Comunicarse para hallar soluciones: ¡habla! La comunicación es la base fundamental en cualquier relación, si hay algo que te genera inconformidad, dilo. No te quedes callado, esto solo hará que acumules emociones que después no vas a poder controlar.

  4. Ser solidario con el otro, entender que tiene necesidades: si tu pareja te dice que hay algo de ti que le está generando malestar, tómate el tiempo de escucharla y de intentar cambiar ese comportamiento que le causa tristeza.

  5. Demostrar tus sentimientos. Manifestar qué te produce lo que el otro te hace: hazlo de una forma respetuosa, busca momentos para hablar en donde no haya rabia ni lo vayas a herir, recuerda que una comunicación asertiva en pareja es crucial para una relación tranquila y estable.

Recuerda que vivir en pareja es una montaña rusa de emociones, sin embargo, es una experiencia que vale la pena vivir siempre y cuando te sientas feliz y no sientas que tu libertad, integridad o seguridad se están viendo seriamente afectadas. Ten siempre en cuenta que una terapia en pareja es un espacio que puede ayudarte a estrechar lazos con el otro y a fortalecer la relación que quieren construir.

¿Un especialista puede ayudarme en caso de tener una relación tóxica?

Sí, un especialista es la persona más idónea porque tiene el conocimiento, es experto en relaciones y sobre todo, no es tu familia y puede analizar la situación de una forma más objetiva, además, entiende la dinámica y sabe que es algo complejo, pero conoce que cada persona de la pareja necesita ser ayudada y cuenta con las herramientas para hacerlo.

Si quieres conocer más razones para acudir a una terapia de pareja, te invito a leer el siguiente artículo, en el que te explicamos de una forma mucho más profunda en qué consiste y de qué forma te puede ayudar una visita al especialista.

 

Leer artículo beneficios de la terapia en pareja

 

No olvides que las personas que entran en una relación tóxica tienen problemas internos que les impiden ver con claridad lo que está pasando y normalizan la situación, por eso es importante la terapia, porque se debe crear conciencia de que hay un problema en el que hay que trabajar de raíz para que no afecte diferentes esferas de tu vida.

Por último, hay algo que siempre deberías tener en cuenta y es que si estás en una relación que te hace infeliz pero temes contarlo a tu grupo cercano por miedo a ser juzgado o duramente criticado, es importante y necesario buscar ayuda profesional con el objetivo de que puedas entender qué está pasando realmente y te ayude a salir del círculo en el que te encuentras.

Deja tu comentario:

0